En las sociedades de nuestro mundo occidental altamente industrializado, el trabajo constituye el último campo de batalla en el cual una persona puede matar a otra sin ningún riesgo de llegar a ser procesada ante un tribunal.

Heinz Leymann

Acoso Laboral

¿Que es el mobbing?

El concepto de mobbing, traducido de manera correcta al castellano como acoso psicológico, y no “acoso moral”, lo podemos definir como toda conducta abusiva (ya sean gestos, palabras, comportamiento, actitud…..) que atenta, por su repetición o sistematización, contra la dignidad o la integridad psíquica o física de una persona, poniendo en peligro su empleo o degradando el ambiente de trabajo. El mobbing, es una violencia en pequeña dosis, que no se advierte y que, sin embargo, es muy destructiva.

El mobbing supone el encadenamiento de conductas hostiles dirigidas sistemáticamente por uno o varios individuos hacia un tercero (la víctima), la cual, debido a que el acoso implica una asimetría de poder (de cualquier tipo), es empujada al desamparo y dominada por las propias actividades del mobbing. Las acciones ocurren al menos una vez por semana y en un periodo mínimo de seis meses.

Cuando hablamos de mobbing estamos hablando de unos elementos que lo caracterizan y que son los siguientes:

  • Se trata de un proceso de conductas no ocasionales, sino repetidas y prologadas en el tiempo.
  • Las conductas son consideradas negativas y hostiles, con un amplio rango que va desde las críticas al trabajo a calumnias.
  • Las conductas provocan en las víctimas consecuencias diferentes, según la fase del proceso en que se encuentre.
  • El acosador tiene una intencionalidad de carácter instrumental (para alcanzar un objetivo) o de carácter finalista (para destruir a la víctima).
  • Hay desequilibrio de poder entre las partes enfrentadas, o al menos la víctima no dispone de los recursos necesarios para hacer frente.

¿Es el acoso psicológico o mobbing una forma de conseguir que se trabaje mejor o con mayor eficacia?

En algunos contextos se justifica el acoso psicológico en el trabajo argumentando que es una forma o una estrategia dirigida a hacer que el trabajador trabaje mejor o con mayor eficacia.

Los estilos de mando feudales son propios de organizaciones cerradas, rígidas y obsoletas. Un empleado no es un vasallo y posee derechos irrenunciables reconocidos y ejercitables. El mobbing no puede jamás presentarse como una herramienta de “management o gestión” al servicio de la mejora en los resultados de una empresa. Se trata de un modo de hostigamiento, de una estrategia destructiva que termina con el capital intelectual humano de la organización.

Los nuevos paradigmas en política de recursos humanos basados en la empleabilidad, han hecho desaparecer descripciones de puestos, escalas salariales, categorías e incluso las regulaciones legales que protegían determinados derechos, dejando en una situación de desamparo legal, precariedad jurídica e incertidumbre a un número cada vez mayor de trabajadores.

Las diferencias de opinión o el conflicto se solventan de este modo mediante la razón de aquel que tiene “la sartén por el mango” o, lo que es lo mismo, de aquel que posee el poder de emplear o desemplear al trabajador, condenándolo al paro. Al trabajador atropellado sólo le queda entonces el recurso, en el que se encuentra en franca desigualdad con la empresa, de judicializar el problema, haciendo valer sus derechos ante los tribunales.

En resúmen, determinadas prácticas en política de recursos humanos que instrumentalizan al trabajador como un mero recurso de usar y tirar, favorecen el desarrollo del mobbing. Y la ausencia de gestión efectiva del conflicto y los estilos de gestión abandonistas, lo favorecen también.

Lo que no es acoso psicológico o mobbing.

Tipos de acoso psicologico.

Fases del mobbing en el trabajo.

Perfil del acosador y de la victima.

Comportamientos característicos en el mobbing.

La asistencia profesional del psicólogo en los casos de acoso psicológico: tratamiento.