Las manifestaciones de los sintomas de hipocondría los podemos dividir en tres formas de respuesta:

a) Sintomas cognitivos:

  • Preocupación por el propio cuerpo y por padecer diferentes enfermedades.
  • Rumiaciones sobre síntomas, salud y enfermedad y sus consecuencias
  • Autobservación excesiva de las funciones del cuerpo y tendencia a verlas como señal de enfermedad.
  • Más atención a las posibles consecuencias negativas, desoyendo los aspectos más saludables de uno mismo y de la vida.

b) Emocional y fisiológicos:

  • Ansiedad
  • Temores sin correspondencia con el peligro real
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Aparición de enfermedades reales que lo que hacen es confirmar todas sus creencias.

c) Conductuales:

  • Hablar a propios y extraños de las varias dolencias y síntomas.
  • Búsqueda de información en diferentes fuentes (enciclopedias, otros enfermos, mirar en internet ,familiares…).
  • Autoobservaciones repetidas y manipulación de diferentes partes del cuerpo para comprobaciones diversas.
  • Disminución de otras actividades sobretodo las de buena salud y aquellas que implican responsabilidad social o laboral.
  • Continuas visitas a los médicos y a especialistas, sin encontrarse causa física al problema, y sin explicación satisfactoria. Hay un grupo de pacientes hipocondríacos, sin embargo, que evitan sistemáticamente cualquier consulta o exploración médica por temor a que se les confirme la enfermedad temida.
  • Insistente búsqueda de información sobre enfermedades a partir de diferentes fuentes.
  • La persona centra la mayor parte de su vida en la vivencia de estar enfermo y comienza a dejar de hacer las cosas que habitualmente viene realizando.
  • El abandono de intereses y la falta de actividad llevan a atender más a las propias sensaciones.
  • El entorno presta una atención continuada a la persona y sus quejas.

En medicina esta enfermedad tiene una mala aceptación y entendimiento. La relación médico-paciente se va deteriorando. El paciente no está satisfecho con las explicaciones médicas que le dicen que no tiene ningún problema físico o que es un enfermo imaginario y el paciente no deja de “sentir todo lo que siente”, no se lo inventa con lo que se genera en la persona un importante desazón y sentimiento de incomprensión total.