Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) constituyen un grupo de trastornos mentales caracterizados por una conducta alterada ante la ingesta alimentaria o la aparición de comportamientos de control del peso. Esta alteración tiene como consecuencia problemas físicos que pueden llevar a poner en riesgo la vida de las personas que los paedecen y del funcionamiento psicosocial del individuo. Estamos hablando de un severo problema de salud mental que tiene tratamiento.

Las actuales clasificaciones de los TCA (según el CIE 10 de la Organización Mundial de la Salud y el DSM IV de la Asociación Americana de Psiquiatría) incluyen dentro de estos trastornos la Anorexia Nerviosa y la Bulimia Nerviosa.

La Anorexia y la bulimia

La Anorexia Nerviosa se manifiesta como un deseo irrefrenable de estar delgado, acompañado de la práctica voluntaria de procedimientos para conseguirlo: dieta restrictiva estricta y conductas purgativas (vómitos autoinducidos, abuso de laxantes, uso de diuréticos, etc…). A pesar de la pérdida de peso progresiva, las personas afectadas presentan un intenso temor a llegar a estar obesas. Presentan una distorsión de la imagen corporal, con preocupación extrema por la dieta, figura y peso y persisten en conductas de evitación hacía la comida con acciones compensatorias para contrarrestar lo que ingieren (hiperactividad física desmesurada, conductas de purga, etc….). No suelen tener conciencia de enfermedad ni del riesgo que corren por su conducta. Su atención está centrada en la pérdida de peso lo que les llega a causar estados nutricionales carenciales que pueden comportar riesgos vitales.

La Bulimia Nerviosa se caracteriza por episodios de atracones (ingesta voraz e incontrolada), en los cuales se ingiere una gran cantidad de alimento en poco espacio de tiempo y generalmente en secreto. Las personas afectadas intentan compensar los efectos de la sobre ingesta mediante vómitos autoinducidos y/u otras maniobras de purga (abuso de laxantes, diuréticos) e hiperactividad física. Muestran preocupación extrema por el peso y la figura. En la BN no se producen necesariamente alteraciones en el peso, se puede presentar peso normal, bajo o sobrepeso. La BN suele ser un trastorno oculto, ya que fácilmente pasa desapercibido, y se viven con sentimientos de vergüenza y culpa. La persona afectada suele pedir ayuda cuando el problema ya está avanzado.

Los pacientes con anorexia se parecen mucho a los que tienen bulimia en la forma de pensar, puesto que ambos trastornos comparten muchas características, pero difieren en la forma de actuar.

La anorexia nerviosa y la bulimia son enfermedades diez veces más frecuentes en mujeres que en hombres.

La edad más frecuente de aparición de la anorexia nerviosa es entre los catorce y los quince años, y supone un 80 por ciento de porcentaje; un 10 por ciento sufre dicha enfermedad antes de los doce años y un porcentaje similar después de los dieciocho.

La bulimia nerviosa, sin embargo, aparece un poco más tarde, a los diecisite o dieciocho años, aunque muchos de los casos han tenido un episodio anoréxico incompleto dos años antes.

En la actualidad se observa un incremento de su aparición entre la población masculina.

Algunas claves para entender la Anorexia y la Bulimia.

Tratamiento de la anorexia y la bulimia.