El tratamiento de la ansiedad debe realizarse en primer lugar acudiendo a un especialista y a través de una terapia psicológica.

A veces es necesario complementar la terapia psicológica con tratamiento farmacológico. En este sentido los medicamentos (como ansiolíticos o tranquilizantes) aunque intervienen en la eliminación temporal de los sintomas no resuelven el problema, puesto que no se dirigen al origen o causas. De manera que si el tratamiento farmacológico no se acompaña de una terapia psicológica, los sintomas volverán a aparecer una vez se suspenda el tratamiento con medicamentos.

La terapia cognitivo conductual es la que se ha mostrado más eficaz empíricamente en el tratamiento de la ansiedad y por tanto es la más recomendable.

Los pasos que seguirá el psicólogo para el tratamiento de la ansiedad, serán los siguientes:

  • Crear una buena relación terapéutica. El establecimiento de una relación adecuada entre el paciente y el especialista que les permita trabajar juntos de manera eficiente: reconocimiento mutuo, comunicación eficaz, confidencialidad, seguimiento de prescripciones, empatía por parte del profesional, aceptación incondicional de sus problemas.
    Por parte del paciente es necesario un conocimiento suficiente de sus circunstancias, es decir, el paciente debe ser consciente en cierta medida de la existencia de sus dificultades, del deterioro de su salud y bienestar así como de sus limitaciones en sus planes de acción. Lo resuminos en que aquello de lo que no se es consciente, no puede ser modificado.
  • Evaluar que tipo de trastorno de ansiedad padece la persona. Una valoración diagnóstica precisa donde se pongan de manifiesto los factores implicados en el origen y desarrollo del problema: antecedentes, factores desencadenastes, factores predisposicionales, factores de mantenimiento, soluciones intentadas.
  • Diseñar un tratamiento adecuado a las necesidades del paciente. Esto implica fijar unos objetivos a lograr conjuntamente con el paciente. Estos objetivos han de ser evaluables y conseguidos a través de unos medios convenientemente ordenados y secuenciados. El paciente aprende a aplicar las técnicas más adecuadas a sus problemas de ansiedad.
  • Diseñar un programa de prevención de recaídas y de mantenimiento de los logros alcanzados en la terapia.